29.9.09

Acusan a Profeco y la Ssa de no evaluar la eficiencia del PABI

IP impide que el gobierno federal regule la publicidad y venta de comida chatarra
Foto
Estante en una tienda de autoservicio en la ciudad de MéxicoFoto María Meléndrez Parada
Susana González G.


La organización El Poder del Consumidor (EPC) acusó a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Secretaría de Salud y Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de no haber evaluado la eficiencia del llamado Programa de Autorregulación en Publicidad de Alimentos y Bebidas Infantil (PABI), promovido por el sector privado para evitar que el gobierno federal impusiera una nueva normatividad al respecto.
El PABI, recordó, entró en operación desde enero de 2009 y las dependencias mencionadas se comprometieron a evaluarlo en un plazo de seis meses, pero no lo han hecho a pesar de que es un asunto de interés público y está por terminar el noveno mes del año.
Para El Poder del Consumidor, el PABI no puede ser más que un engaño pues sus resultados negativos quedan en evidencia con los anuncios que siguen vigentes en la televisión e Internet, los cuales no han dejado de promocionar comida rápida o alimentos industrializados, cuya contenido de grasas, azúcar y sales supera los niveles que requieren niños y adolescentes por día.
Fomentan obesidad
Para demostrarlo una vez más, la organización difundió una nueva investigación de Consumers International (CI), la red internacional a la que pertenece, sobre la publicidad para niños de las tres cadenas de comida rápida más importantes en el mundo: McDonald’s, Burger King y Kentucky Fried Chicken (KFC).
“Las conclusiones de este estudio son aplicables a México y es de destacar que la cantidad de publicidad de comida chatarra por hora en televisión abierta durante las barras infantiles es mayor al resto del mundo”, señaló EPC e insistió que dichos anuncios inciden en el deterioro de los hábitos alimentarios y de la epidemia de sobrepeso y obesidad que se registra en México, pero en particular entre la población infantil.
Denominado Frito y comprobado, el análisis de Consumers International advierte que las cadenas de comida rápida promueven menús para los menores de edad que aportan un porcentaje alto de la cantidad diaria recomendada (GDA, por sus siglas en inglés) para grasas, azúcar y sal: en el caso de los niños es de 40 o 50 por ciento y para los adolescentes llega hasta 60 por ciento.
Si bien la organización reconoció que tales empresas han logrado avances en la reformulación de sus productos para reducir el consumo de grasas, azúcar y sal en la comida destinada a los infantes y que incluso llegan a ofrecer alternativas más sanas, no han dejado de promocionar el consumo de refrescos entre los menores de 12 años, pese al compromiso de las refresqueras más importantes del mundo, Coca Cola y PepsiCo, para frenarla.
Tampoco, remarcó, han prescindido del uso de dibujos animados, juguetes de colección y juegos como parte de sus estrategias de comercialización.
Por lo anterior, Consumers International refrendó que debe existir un código internacional sobre la promoción de alimentos poco nutritivos dirigidos a la población infantil que, entre otros puntos, dejen de ser promovidos en la radio y televisión entre las 6 y 21 horas, pero también en Internet o mensajes de texto e incluso que dejen de venderse en las escuelas.
La organización también condenó que para vender la comida chatarra las empresas recurran a celebridades, personajes de dibujos animados, concursos, regalos, juguetes u otros atractivos para los niños.
Alejandro Calvillo, presidente de El Poder del Consumidor, indicó que dicha práctica continúa en México no sólo por las cadenas de comida rápida sino por la mayoría de las industrias procesadoras de alimentos que elaboran y publicitan productos para niños, como Bimbo, Pepsico, Coca Cola, etcétera, y advirtió que nada ha hecho el PABI, el instrumento de autorregulación creado por el sector privado, por lo que es juez y parte.
De acuerdo

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Eira Leyva comenta:

La Profeco como cualquier otro organismo "regulador" del estado Mexicano tiene sus propios intereses y sobretodo su precio, por lo que no siempre los objetivos para los que fue creado se cumplen ya que la burocracia y los intereses de los altos mandos, tanto de las trasnacionales son mas poderosos que la ley misma, en un país donde el dinero y el poder son mas importantes que la salud de la población, es fácil comprender porque México tiene el segundo lugar en obesidad infantil y tantos otros problemas sociales que la ley contempla pero que nadie toma en cuenta nihace obedecer.

Anónimo dijo...

esta bien que quieran quitar la publcidad de todas estas marcas pues tal ves asi se pueda controlar mas la obesidad en los niños.
estas marcas deberian fomentar a los niños a que haga ejercicio o alguna otra cosa que les ayude con su salud en lugar de dañarla, o a que consuman los productos moderadamente asi tambien deben crear conciencia en los papas que son los que les compran todos estos tipos de cosas, pues aunque la publicidad desaparesca si la gente quiere las seguira consumiendo.

Marysol Blasquez Hernandez 7º MKT

Anónimo dijo...

El IP tien el deber de denunciar la falta de interes de la profeco de la publicidad chatarra que no se ajustan al pabi.

La falta de restriccion en alimentos chatarra debe y urge una reforma para la eliminacion de publicidad y el cual como pais tenemos una constante de obesidad y deabetes infantil y eso se debe a la falta de consmo de alimentos saludables y al no existir una restriccion puede contraer mas problemas.

Anónimo dijo...

el anterior es mio felipe

Shari Anahí dijo...

Muy aparte de la responsanilidad de las empresas por sus ventas de comida que no es ni un poco saludable para la poblacion en general, la responsabilidad cae mucho mas fuerte en la cultura nacional; desde los valores que son aprendidos en la casa de uno mismo.

Asi bien, las empresas podrian, no dejar de vender sus productos o limitar su publicidad para vender; una mejor idea de contrarrestar este "mal" podrian crear campañas para lograr un cambio en la cultura respecto a la salud (alimentacion, etc).

Para mi, la obesidad es un problema psicologico que se contrae desde niño; la publicidad influye; pero mas influyen las vivencias en casa.

Anónimo dijo...

Patty Mendoza:

Pienso que si hay o no una evaluacion de la eficacia del PABI, cambiaria en muy poco o casi nada el nivel de consumo de la comida chatarra, se trata mas de cultura en este caso de los padres o personas a cargo de los niños ya que aunque esten al alcance dichos productos no significa que tengan que consumirlos en exceso como lo hacen.
El enseñar que la comida chatarra es solo para degustar es cuestion de educacion y enseñanza por parte del nucleo familiar y por que no de los medios de comunicacion en una menor parte. Si hay mas organismos que quieran estar involucrados tendran que fijar sus objetivos y aceptar que no esta en manos de la publicidad en un 100%.

Anónimo dijo...

Lamentablemente en mexico se buscan mil explicaciones para los problemas por los que sufre el pais, muchos "organismos" e instituciones se encargan de buscar culpables y no en buscar soluciones que generen una transformacion cultural para sociedad y en especifico de los niños, ya que se culpa a la PROFECO, COPERFIS etc.

y lejos de que la publicidad "fomente" la obesidad, uno de sus objetivos es generar "ventas" para la empresa asi que pasa mas por las "responsabilidad" del consumidor ya que tiene una cartera abierta al momento de elegir, y lejos de caer o ser "manipulado" por la publicidad la informacion nutrimental existe en cada unos de los productos alimenticios, ya que este es un requisito indispensable en cada producto alimenticio.

Para concluir, lamentablemente vivivos en una sociedad que no goza de una cultura ni deportiva y de bueno habitos alimenticios, por tal motivo lamentablemente se conjugan estos dos elementos para ganerar una poblñacion obesa, que no es culpa de la publidad si no mas bien de la poca cultura en estos aspectos o a la influencia de otras culturas como la norteamericana que han venido a revolucionar la manera de comer y en los habitos alimenticios.

Gerardo Huerta Luna 7mo Semestre Mercadotecnia UniVO

Anónimo dijo...

Gualberto Suárez:

La cultura de nuestro pais en general impide que los organismo que regulan bastantes leyes sean 100% eficientes, asi es que pues este circulo vicioso es muy dificil que acabe, ya que esto conlleva intereses personales, ademas que la gente no se da cuenta en verdad que productos son lo que consumen y por lo tanto no es de su preocupacion ya que los anunciantes anuncian superproductos que hacen maravillas por uno, solo una buena campaña que promueva valores y conciencia podria cambiar dicho problema al igual que otros mas.

Anónimo dijo...

Victor Alfonso Lopez Caballero

Yo creo que no importa cuanto examinen esto ya que teniendo alternativas para cambiar no cambiaria mucho somo una sociedad invadida por todos estos comercios hoy en dia y los que mas reciben y preciben dicha publicidad de dichas compañias de comida chatarra y de comida rapida son los niños y adolscentes a ellos es fundamental educarlos a un habito bueno de alimentacion la culpa no es de dichas empresas si no de los padres que son los que asi los educan y es un problema de ellos.
Si hay mucha publicidad de estas empresas pero no nos estan obligando a comprar sus productos.

Laura Barquet dijo...

yo creo como escribi en un articulo anterior, todo esta en la responsabilidad, educacion y cultura de las personas... en este caso bueno, la publicidad ataca a los niños, y son persuadidos a comprar y a hacer uso del producto. En este caso deberia ir avocado a los padres ya que ellos son parte fundamental de esta enfermedad que esta creciendo de manera accelerada en nuestro pais.

Anónimo dijo...

melvin parker

me parece perfecto que quiten comida chatarra de spots publicitarios asi como toda promocion de caricaturas o juguetitos el indice de obesidad es muy alto en mexico y mas en la edad de 5 a 12 años esto arreglaria un poco ewl prblema ya que los niños siempre `piden y consumen lo que ven siento que con esto bajaria un poco la obesidad en menores de edad.

Anónimo dijo...

Vanessa Nesme 7º mkt

Se me hace injusto que si ya se marcaron ciertas normas en el PABI, no se lleven a cabo y ademàs no hagan nada....es urgente que se controlen los problemas de obesidad en los infantes y que se deje a un lado la corrupción y los intereses lucrativos con las empresas que venden chatarra y comida rápida.

Anónimo dijo...

Juan Fonseca MKT

Es importante ya entrada esta normatividad PABI que esten en control de los productos que salen al mercado y mas aun la informacion que esta tiene sea veridica ya que en nuestro pais y en muchos a estado creciendo el indice de Obesidad en nuestro pais y es lamentable pues los futuros hombres empiezan a tener problemas de salud a una menor edad

Anónimo dijo...

tomas velazquez ruiz
el texto anterior es una muestra de la impunidad que existe en particular en mexico, se establecio el codigo pabi para regular la venta de comida chatarra aniños pero lamentablemente no sirve de nada, ya que los medios de comunicacion de terminan que les conviene y que no como el codigo pabi

Anónimo dijo...

YAZMIN TOSCANO BORIA. MKT 07107001
IP impide que el gobierno federal regule la publicidad y venta de comida chatarra
Hay no nos hagamos tontos esto es cuento de nunca acabar y así van a seguir al estira y al encoge.
Ya que como dice el artículo el sector privado fue el gestor de dicha ley a la vez ellos son parte de dicho conflicto, ósea que no van a hacer nada para mejorar, nada en su menú cambiara para que los niños y adolecentes puedan tener una mejor nutrición, menor ingesta de sal, azúcar, grasas, conservadores, etc., causantes de muchos de los canceres en menores y como evitarlo si son bombardeados en todas partes con estas imágenes, sin mencionar que culturalmente estamos cambiando, porque ahora ambos padres trabajan y por ello no tienen mucho cuidado en ver que comen o que les compran de comer a sus hijos.
Pero se supone que para eso está la ley pero bueno la ley está atada de manos porque si sanciona a dichas empresas es como morder la mano que te alimenta.
Y con esto quiero terminar debemos hacer conciencia de que esa comida allí va a estar es cosa de que decidamos tomarnos un tiempo en seleccionar lo que nos llevaremos a la boca y asi forzaremos a dichas empresas a cambiar sus estrategias de mercado en nosotros esta el poder, sí!, el poder del consumidor.